Santa Eulària quiere evitar que se abran bares y discotecas en el puerto

El Ayuntamiento alega al Plan General de Puertos para evitar la desaparición de la Escola Municipal de Vela y para frenar que se puedan abrir actividades recreativas y de otro tipo sin permiso municipal

El Ayuntamiento de Santa Eulària ha presentado un escrito de alegaciones contra el Plan General de Puertos de Balears que está tramitando el Govern, solicitando que el mismo recoja con mayor concreción los usos e instalaciones del puerto de Santa Eulària, así como los datos relativos a las edificaciones y su tipología, e incluya, como hasta ahora, dentro de la zona portuaria la Escola Municipal de Vela y el muelle de golondrinas, ya que la nueva delimitación del Plan dejaba fuera estas instalaciones, lo que podría suponer la desaparición de la actividad formativa para niños y jóvenes. Igualmente, se solicita modificar la delimitación del puerto en relación al paseo marítimo, excluyéndolo de la adscripción al uso portuario, ya que, de facto, es mantenido por el Consistorio, informa en una nota de prensa.

El Ayuntamiento comunica que ha presentado una veintena de alegaciones a la aprobación inicial del Plan General de Puertos de Balears redactado por el Govern. Algunas de las objeciones planteadas “se basan en errores u omisiones en cuanto a los datos aportados por el Govern para la correcta planificación u ordenación portuaria en el ámbito del municipio. Otras suponen pedir una mayor concreción en cuanto a los usos o proponer posibles nuevas rampas de varada, además de solicitar que estas sean gratuitas, de manera que se facilite la náutica recreativa para pequeños propietarios”, añade la nota.

Entre los puntos rechazados y de los que se pide modificación del nuevo documento redactado por el Govern es la modificación de la adscripción del dominio público portuario, “dejando fuera de este entorno la plataforma en que se encuentra la Escuela Municipal de Vela (puesta en funcionamiento en 2011) y el punto de llegada y partida de las líneas regulares de excursiones marítimas, las populares ‘golondrinas’”.

Según el Consistorio, “al dejar de ser un espacio de Ports de Balears, la plataforma pasaría a estar dentro del Dominio Público Marítimo Terrestre, responsabilidad del Ministerio de Medio Ambiente, el cual no admite escuelas de vela con superficie mayor a 300 m2, cuando la de Santa Eulària cuenta con 493 m2 de explanada y 117 m2 de edificio. Esto supondría, en la práctica, la cancelación de la actividad de enseñanza de la vela o, como mínimo, su paralización hasta que se pudiera reducir el espacio habilitado y, por lo tanto, menor capacidad o prestaciones más pobres”.

Que dicha plataforma quede fuera del espacio de la marina eulariense también implicaría que ya no tendrían vigor las autorizaciones para la llegada de ‘golondrinas’ en el exterior del contradique del Puerto de Santa Eulària, considera el Ayuntamiento, y que las empresas deberían solicitar nuevos permisos de atraque a la Demarcación de Costas. Asimismo, se solicita que se incluya como actuación solucionar el problema de aterramiento (acumulación de arena en el fondo) del muelle mediante trasvase de material, siembre que la calidad del sedimento lo permita, hacia el extremo oeste de la playa de Santa Eulària para mantener el perfil de la misma.

Discotecas y bares sin permiso municipal

Por otra parte, el Ayuntamiento solicita la inclusión en el Plan de normas generales de coordinación con las normas urbanísticas, proponiendo que la redacción del texto “salvaguarde las competencias urbanísticas municipales en el ámbito del puerto”, y rechaza la redacción del proyecto de decreto que, de forma genérica, permite cualquier uso de carácter comercial, cultural, deportivo, recreativo o similar “que sean necesariamente complementarias de la actividad portuaria o marítima”, lo que permitiría usos de restaurante, café concierto o discoteca dentro del recinto portuario sin la previa coordinación con el planeamiento urbanístico. Santa Eulària considera que no aclara qué se considera como “necesariamente complementarias” pero, sobre todo, no hace referencia a la obligación de contar con los permisos municipales necesarios, de manera que se abre la puerta a que se autoricen actividades como cafés concierto o discotecas sin pasar por el filtro y en contra de la opinión del Consistorio.

X