Vía libre a la apertura de las discotecas en Ibiza y se levantan los límites horarios en la restauración

El Govern balear pide al TSJB autorización para que a partir del 8 de octubre para acceder a las discotecas se tenga que presentar el pasaporte covid

Las discotecas de Ibiza podrán abrir sus puertas a partir del 8 de octubre con una ocupación del 75% de su aforo y la obligación de beber sentados, con una separación de metro y media entre sillas. Estos establecimientos podrán cerrar sus puertas a las 5 horas, salvo que la normativa municipal obligue a hacerlo antes. En la pista de baile sólo podrá haber una persona por cada dos metros cuadrados de espacio. La consellera balear de Salud, Patricia Gómez, ha explicado esta mañana en Ibiza que se ha pedido al Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB) autorización para que sólo se permita entrar en las discotecas a las personas con pasaporte covid (con la doble pauta de vacunación), tal como defiende el propio sector. En el caso de que el tribunal balear no dé permiso para ello, en la reunión del próximo lunes del Consell de Govern se decidirán «las medidas» para la apertura de estos establecimientos; es decir, las discotecas podrán abrir después de dos temporadas en blanco sí o sí, pero con unas medidas u otras en función de si se permite el uso del pasaporte covid como requisito de entrada.

Ibiza, Formentera y el resto de las islas entrarán a partir de mañana en la nueva normalidad con el levantamiento de la mayoría de las restricciones. Sólo se mantiene algunas limitaciones en las actividad con «mayor riesgo» de contagio, según ha explicado la consellera, como la restauración. En todo caso, a partir de mañana, después de la publicación de las nuevas medidas en el BOIB, ya no habrá límite horario en los bares, cafeterías y restaurantes de las islas, sólo el que determina la normativa municipal. Tampoco habrá un máximo de personas por mesa en interior y exterior, pero sólo se podrá ocupar el 75 del aforo en los interiores y en las barras sólo podrán comer o beber grupos de máximo dos personas. Gómez ha indicado que, en esta actividad, se mantienen estas restricciones debido al riesgo de contagio que se produce cuando los clientes se quitan la mascarilla para consumir.

En el caso de los pubs y café conciertos, donde rigen las mismas limitaciones que en la restauración, se amplía el horario hasta las 4 horas de la madrugada, siempre y cuando la normativa municipal obligue a cerrar antes. «Queremos normalizar lo máximo posible nuestras vidas con la máxima seguridad», ha justificado la consellera de Salud.

En cuanto al aforo de los recintos deportivos, la consellera ha explicado que las competiciones autonómicas se equiparan a las nacionales e internaciones, en las que ahora se permite la asistencia del 60%. En todoc aso, ha recordado que esta semana se reúne el consejo interterritorial de Salud y, dada la buena evolución de la pandemia en toda España, «probablemente se ampliará este aforo».

X